El vestido de Chanel que llevó Penélope Cruz en el Festival de San Sebastián necesitó 150 horas para hacerse realidad

Penélope Cruz y Chanel. Chanel y Penélope Cruz. No hay dos nombres en el mundo de la moda que formen mejor dúo. “Penélope Cruz lleva décadas siendo embajadora del cine español, de estilo y, a partir de hoy, lo será también de Chanel”, así nos anunciaba Nuala Phillips, editora de moda de esta cabecera, el nacimiento de esta alianza tan potente en la industria de la moda en 2018.

Tampoco era de extrañar que así fuese, Chanel ha sido una de las marcas de cabecera de la actriz desde los inicios de su carrera internacional y ya en 1999 acudía a su primer desfile de la maison. A lo largo de todos estos años, Penélope ha apostado tanto por diseños Haute Couture, como procedentes de las líneas Prêt à Porter para sus apariciones en Cannes, los Oscar, los Goya e incluso, en 2009, para su papel en la película Los abrazos Rotos, de Almodóvar, donde pudimos verla con un vestido negro de pronunciado escote y abundantes cadenas doradas.

Como no podía ser de otra manera, Penélope eligió un vestido de Chanel de lo más especial para aterrizar en la alfombra roja de la película Modelo 77 en la apertura de la edición de la edición número 70 del Festival de Cine de San Sebastián. 


El vestido en cuestión está inspirado en un look de Alta Costura de la colección de primavera-verano 2022. Hecho especialmente para la actriz, este vestido largo de encaje negro y lentejuelas azules marino necesitó 150 horas de trabajo para convertirse en realidad. 








 

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente