Lavarse el pelo, ¿cada cuánto tiempo hay que hacerlo?

Hasta ahora habíamos pensado que la frecuencia con la que lavábamos el pelo influía en que éste se ensuciara más o menos. Te contamos por qué no es así.



La cuarentena sirvió a muchas como la excusa perfecta para poner en práctica esa máxima, que llevamos escuchando desde que tenemos uso de razón, de que hay que acostumbrar al pelo a no lavarlo demasiado para que este no se ensucie tanto, como si fuera nuestro cabello el que se auto-regulase.

"Durante muchos años nos han hecho pensar que existe un círculo vicioso que hace que cuanto más nos lavamos el pelo, más grasa produce este y antes se ensucia, y viceversa. Pero sabemos perfectamente que la producción de grasa por parte del folículo piloso es regulada por la glándula sebácea, la cual a su vez está regulada principalmente por mecanismos hormonales y no por lo que sucede a nivel superficial o exteriormente en el cuero cabelludo", explica la dermatóloga Ana Molina. "Es decir, la frecuencia de lavados o el champú no influye directamente en que el pelo se engrase más o menos rápido. Tampoco en la polución o suciedad exterior que se pueda depositar en el tallo piloso", añade.

De hecho, no hay ningún problema en lavarse el pelo a diario –siempre y cuando se haga con los productos adecuados–, en contra de lo que nos han hecho creer, de nuevo, haciéndonos pensar que el pelo se había acostumbrado a lavarlo con frecuencia y que era por eso por lo que se ensuciaba: "No pasa absolutamente nada, de hecho, incluso lo recomendamos en determinadas situaciones o enfermedades de la piel. Además, todas aquellas personas que por factores personales producen más grasa (por ejemplo, hombres, mujeres con alteraciones hormonales, adolescentes, etc) suelen necesitar lavar el a diario. Es importante aclarar que el pelo no se cae más por lavarlo a diario, tampoco lo dañamos más ni sufre más agresiones", explica Molina.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente